Flores viajeras: una imagen y mil palabras. La boca de dragón


Fotografía de Nacho Rovira . Flores fotografiadas en sus viajes relatados en https://alasyviento.es/

Dedicado a Manuel

Cae la tarde. Un bello atardecer de primavera. Una explosión de flores maravillosas: amarillas, violetas, rojas, rosadas… El sol ofrece los últimos reflejos del día, entre nubes inquietas. Ha llovido todo el día, pero ahora siento la caricia de los últimos rayos de la tarda en las mejillas.

Parece una estampa idílica, pero no lo es. En absoluto. La humanidad está amenazada por un maldito virus, el Covid-19 y se acaba de llevar la vida del padre de una buena amiga, Manuel.

Cada día te levantas de la cama en el confinamiento con la incertidumbre de la vida. Y del día. Y de las cifras que hacia el mediodía los estamentos oficiales informan. Y te sientas en la butaca con inquietud y perplejidad. Nos han cambiado nuestras vidas, nuestras efímeras seguridades, nuestras rutinas sí, de una atacada. En un día. Fulminante. Radical. Sin pausa.

Y cada uno en su humilde refugio intenta encontrar sus recursos para vivir. Para mí, la escritura, la lectura, las flores.

Tenía un poco olvidado mi blog, mis flores, las flores viajeras de Nacho Rovira, mis vistas desde el jardín y otras secciones del blog… Y hoy, después de cierto aletargamiento por la situación he decidido tomar un nuevo impulso. Y hoy, Manuel, querido Manuel, padre de mi estimada amiga de infancia, Aurora, estas flores son para tí. Una flor viajera.

Una flor de jardín y también silvestre, la boca de dragón. Bueno, de nombres tiene…. un montón! Quizás de las flores que más nombres populares tiene. Ahí van unos cuantos: Abrebocas, antirrino, becerra, boca de león, cabeza de ternera, claveles, conejetes, conejillos, flor de la mortaja, flor del desengaño, flor del sapo, flor de sapo, gallitos, garganta de lobo, gatos, hierba becerra, morro de lobo, muerte de español, muerte de italiano, muerte de portugués, muerte galana, pan y queso, perritos, pirigallo, san juanes, sapos, tarasca de jardines, tarasca de jardín, yerba becerra, zapaticos de la Virgen, zapaticos del Niño Jesús . Impresionante, no?.

Pero el nombre científico no se le queda atrás: Antirrhinum majus. La etimología de la palabra procede del griego: anti (como) rhinum (nariz) Así que inicialmente se le dio el nombre de “planta como una nariz”, pero bueno, ya se ve por las denominaciones populares que de la nariz se pasó a la boca…deduzco por su curiosa articulación que paso a explicar.

La verdad es que se presta al juego, ya que tomando la flor y accionándola por los lados es como si abriera la boca. ¿Quién de pequeño no ha jugado con ellas como si fueran perrillos ladrando? En el bosque se encuentran de color fucsia y en casa de pequeños jugábamos con ellas haciéndolas hablar como marionetas improvisadas . También las recuerdo en bellos ramos que mi madre colocaba estratégicamente en algún mueble del comedor para admirar su bella tonalidad. Es una flor de procedencia mediterránea.

Hace un par de años las hice crecer a partir de semillas. Toda una hazaña porque es complicado. Pero finalmente echaron los tallos y hacia el verano estallaron en una gran variedad de colores: naranjas, rosados, amarillos, blancos, fucsias, granates… así mezclados como están en la fotografía acompañados en este caso de claveles. Un placer visual inolvidable.

Los que cultivé hace un par de años desde semilla.

Viven bien en la semisombra. Necesitan agua y es planta anual, por lo que solo las disfrutas un año… con excepciones. Un segundo año, no sé por qué motivo, las amarillas sobrevivieron y ofrecieron una segunda floración. Este año estaré atenta a ver si se deciden de nuevo a florecer. Cuando ya están crecidas es una planta de cuidados sencillos. Y si no os queréis complicar la vida, que es lo mejor, se pueden comprar ya un poco creciditas y alegran cualquier rincón del balcón o jardín.

Son pura estampa de vivacidad. Y he elegido esta flor para Manuel. Por su familia, gente tenaz, trabajadora, emprendedora, alegre ante la adversidad, siempre a punto de echar una mano a cualquier amigo. Familia unida como fuerza motor de sus vidas. Para tí, Manuel estas bellas flores con todo mi cariño.