Buganvilla

Buganvilla


Bougainvillea spp. Familia: Nyctaginaceae

Este arbusto siempre ha ejercido en mí una fascinación absoluta. No por sus flores que en realidad son las pequeñas inflorescencias amarillas del centro, sino por las brácteas violáceas, lilas, rojas, naranjas, amarillas, naranjas o blancas que las recubren. En cualquier caso, las moradas son las más usuales.

Su combinación con añil del plumbago, y rosado de la bignonia, es un conjunto elegantísimo que puede admirarse en muchas villas del Garraf. Pero creo que las primeras que vi, fue en Begur, Girona, cubriendo paredes enteras con una belleza intensa muy difícil de explicar.

He aprendido un montón sobre ellas en libros de jardinería y también de literatura.

Desde que leí por primera vez los libros deliciosos, divertidos e irónicos de Gerald Durrell sobre su familia en Corfú hace ya tantos años, reincido en su lectura sin cansancio. Esa combinación de sol, mar y villas rosadas con una bungavilla enredándose por el muro, me lleva siempre al Mediterráneo donde nací. Hace ya mucho tiempo que decidí que los veranos eran eso, sol, mar y más sol, buganvillas y releer a Durrell.

La buganvilla tiene un cultivo relativamente fácil. No obstante, un poco señora es la planta, tampoco todo le apaña. Así que necesita sol, y buenos riegos son fundamentales. No es de estas enredaderas, que las dejas plantadas y te olvidas. Has de ir observando cómo avanza y ayudarla.

Debe guiarse en la pared, ya que de natural no se puede agarrar sola, y cuando lo hagamos hay que ir con muchísimo cuidado ya que tiene unos pinchos afilados tremendos. A menos que quieras tenerla como un arbusto. Es cuestión de gustos como todo en la vida.

Obviamente, es de las que necesita un abono adecuado para proseguir su crecimiento y una poda apropiada.

Si se tiene en balcón o muro junto a la casa, da bastante trabajo en verano, ya que casi cada día habrá que barrer la flor muerta. Pero a mí, personalmente, me compensa por su belleza.

En invierno, depende de la zona se desnuda de hoja o no, pero en cualquier caso, se queda sin brácteas.

Se puede también tener en tiesto grande y aporta, convenientemente podada, un buen espectáculo en el jardín, terraza o balcón.

Un poquito de literatura. Claro, de Gerald Durrell, My family and other animals:”The bougainvillæa that sprawled luxuriously over the tiny front balcony was hung, as though for a carnival, with its lantern-shaped magenta flowers. In the darkness of the fuchsia hedge a thousand ballerina-like blooms quivered expectantly. The warm air was thick with the scent of a hundred dying flowers, and full of the gentle, soothing whisper and murmur of insects. As soon as we saw it, we wanted to live there; it was as though the villa had been standing there waiting for… Realmente, delicioso! Aconsejo su trilogía.

Y ya que estamos en la sección de flores viajeras, habrá que descubrir de dónde viene, no? Pues nada, está documentadísimo que procede de Brasil. ¿Y cómo llegó a Europa? Ajá! Fue un intrépido francés, Louis Antoine de Bougainville, conde nacido en 1729 en París que la descubrió. Este hombre fue el primer francés en hacer la circunnavegación por el mundo. Ejerció de mosquetero y pronto por encargo del rey francés fue mandado a ultramar. Recomiendo su biografía porque es apasionante. Fue justamente en la vuelta al globo iniciada en 1766 en la que le acompañaba el naturalista Philibert Commerson, donde hallaron tan bella flor que lógicamente tomó el nombre del conde y se entregó a la primera esposa de Napoleón. Así se explica su llegada a Europa. Ésta por tanto, llegó por el océano. Bella viajera, hermosa historia.

PIC de Internet

Laia, muchas gracias por tu gentileza, tu amabilidad y tu persona des de Alqvimia o donde sea! Para tí las buganvillas, ya ví en un post que te encantaban!

Información especializada

Infojardín

http://fichas.infojardin.com/trepadoras/bougainvillea-buganvilla-bugambilia-bugambilias-santa-rita.htm

Royal Horticultural Society