Camelia

Para mi sobrina, Marta

Camelia

Camellia japonica. Familia Theaceae

Hace ya tres años. Cómo se pasa el tiempo. Sí, tres años que compré dos camelias de color rosado, uno más pálido, el otro más intenso. En realidad, las adquirí porque le gustan mucho a mi sobrina que adora la cultura japonesa y esta flor. En eso coincidimos. Y sí, parece que tiene su origen en China y Japón.

Su nombre procede del misionero jesuita y experto en botánica George Kamel (Camellus en latín), que fue el primero en traer estas plantas desde Asia hasta Europa en el siglo XVII. Aunque en este blog hay el apartado de Flores viajeras, me temo que casi todas son muy “viajadas”…

La especie de camelia más conocida es la Camelia Japonica y popularmente se la denomina, Rosa del Japón. Nada que ver con la Camelia Sinensis de la que se hace el té y tiene en este blog una sección específica.

La de jardín y flores dibujadas con precisión matemática, la podemos encontrar en tres colores: blanco, rosado y rojo. Su simbología va siempre vinculada a la belleza y elegancia.

Esta flor en Europa se puede cultivar, pero necesita tierra de castaño, sombra y una cierta humedad. Se puede ubicar en tiesto o en el suelo. Si tiene tierra suficiente puede llegar a convertirse en árbol. Es un espectáculo ver el árbol florecido…

Me da una cierta envidia, cuando amigos japoneses cuelgan imágenes bellísimas de sus camelias grandes, hermosas y esplendorosas en internet. No me quejo, las tengo en maceta y en el garden me aseguran que en el clima donde las tengo, puro milagro que vivan. Pues nada, gracias.

Cada año después de mil cuidados echan algunas flores, de una delicadeza absoluta, y a menudo se esconden entre las hojas. Pura discreción. Incluso a veces pasan desapercidas. Sin lugar a duda, la flor más tímida y bella del jardín.

Y claro, quien no piensa en la novela de Aejandro Dumas, La dama de las camelias? Argumento de una de las historias de amor más trágicas, como casi todos los amores románticos, que fue tomado por Verdi, para la archifamosa Traviata.

Con la más bella aria finalizo el post. El celebérrimo Amami Alfredo, interpretado por una de mis cantantes predilectas, Ana Netrebko.

Información especializada

Infojardín

http://fichas.infojardin.com/arbustos/camelia-japonica-camelia.htm

Royal Horticultural Society