Gracias, gracias, gracias…hoy 58 tacos! Casi na!

Gracias por vuestras flores e imágenes de hoy, en mi 58 aniversario. (Espero no dejarme ni una, sería imperdonable…, todas y cada una han tenido un gran valor para mí. Incluso si me ha dejado alguna…)

Tres veces y más gracias, por todos los que me habéis felicitado con vuestras flores, emoticonos, músicas, palabras, likes , adhesivos, besos y abrazos! Para que digan de las redes sociales o de la realidad! Me quedo siempre con lo bonito. Es lo mejor que he aprendido en los 58 años que hoy cumplo. Qué gran invento son las redes y las personas! Precioso recibir mensajes de gente conocida desde infancia, hasta nuevos amigos recientes, en carne y hueso o virtuales, pero todos constituis de algún modo mi realidad. Todo vale si es comunicación humana de la buena. Es así.

En este mundo que vivimos donde solo la mala noticia parece ser noticia, me planto y me niego. Cierto que la vida tiene su lado positivo y otro más complicado. Sería ingenuidad negarlo. En realidad, desde pequeños, muchas veces se educa en desfavorable. Malo. Luego, así nos va.

Cuando hacíamos un examen o ejercicio de pequeños o no tanto, frecuentemente nos lo devolvían corregido en rojo. Nada en positivo. Todo lo malo, así de sopetón. Ahora las modas, llevan a hacerlo en otros colores. Tonterías! Las pruebas, que la vida a cada momento nos pone, deberían señalar por parte de los maestros, o progenitores e incluso amigos qué hacemos bien, nuestras fortalezas, y lo que se puede mejorar, pues también se dice. Pero no. No recuerdo, ni un examen de mi vida que explicara qué hago bien. Quizás, con humildad, la vida te lleva a encontrar quién eres, tus aciertos y tus desastres. Ahora bien, la sociedad en que vivimos tira al negativo, a lo peor, al tremendismo. Es una evidencia. Apaga la tele y vámonos! Me niego a que me colonicen el pensamiento!

Así que planto cara. Mirando y observando las plantas y la vida, creo que algo he aprendido. Jolín! que 58 ya es una edad!. Una planta vive bien cuando el entorno es positivo, buena tierra, abono conveniente, poda adecuada, con mimos y cariños. No la pondré a pleno sol si no toca, o a hacerla sufrir en la humedad más cruel. Buscaré para sus necesidades, las mejores condiciones de vida, las óptimas, teniendo en cuenta que hay tormentas y vientos que secan, sol abrasador y tierras calizas. Y así, si la hago fuerte y la trato bien, tendré mejores ocasiones u oportunidades para que dé una hermosa flor, aunque sé que la puedo perder en cualquier instante. Lo sé. Es ley de vida.

Hace poco regalé un cuaderno de notas a un amigo mío. Llevaba una leyenda escrita en dorado que decía: “Con el pie en el suelo, pero mirando las estrellas…” Cierto. Gracias a todos y todas los que hoy habéis puesto una estrella con vuestras palabras y flores en mi firmamento. Gracias por estar en mi constelación de lo positivo, la fuerza real que te ayuda para otros momentos más complejos. Mil gracias por estar!