🌷Paseos, paso a paso con flores

Hacía tiempo que quería iniciar esta sección. Es en el tiempo de andar, paso a paso, donde ves mejor toda la naturaleza, todas las flores. Entiendes mejor la vida. Estoy convencida.

Cuando se hacen visitas a jardines o en la naturaleza, siempre, siempre es a pie. No sabes qué fue antes, si el amor por las flores que te llevaron a andar, o al revés. Pero en realidad, da igual. Ambas cosas son muy agradables. Solo con un paso tranquilo puedes ver bien los pétalos de una rosa o el rocío suavemente transparente y luminoso en una hoja de laurel.

Me gusta mucho el libro de Erling Kagge, Caminar. Si no te gustaba andar, apenas leído, te calzas un buen zapato y sales raudo a la ciudad o campo. Asegurado. Explica Erling Kagge:”He dado innumerables paseos. Paseos breves, largas caminatas. He salido andando de ciudades y he entrado caminando en ellas. He andado de día y de noche, he dejado atrás amores y me he acercado a ver amigos. He caminado por bosques y montañas, sobre mesetas heladas y sobre yermos creados por los seres humanos. He caminado y me he aburrido, he andado para escapar de la ansiedad. He caminado con dolor, he andado feliz; pero sin importar dónde, ni por qué, he caminado y caminado. (…). Todos los recorridos son diferentes, pero cuando miro atrás, descubro un rasgo que comparten todas mis caminatas: un silencio interior. El andar y el silencio van unidos. El silencio es abstracto; caminar, algo concreto”.

All-focus

Y es en este caminar por ciudades, campos, al lado del mar o junto a un lago, en ese silencio interior que descubrimos con mayor atención todo lo que nos rodea. Incluso en la ciudad, si se deja el transporte público, se observa toda una naturaleza circundante, antes, apenas percibida.

Mi vida se desenvuelve entre la ciudad, el campo y el mar, así que claramente distinguiré dos subsecciones, una urbanita y otra de naturaleza.

Fundamentalmente, consistirá en un conjunto de imágenes, y en algún caso, acompañado de algún texto.

Pasear y encontrar a cada paso, el detalle de un parterre, de plantas selváticas… una maravilla! La naturaleza nos devuelve algo, que nunca hubiéramos tenido que perder…