Sobre flores y poesía…

Para mi padre, Santiago Cambra Miró que me ha enseñado con paciencia a trabajar la tierra

Soy Teresa Cambra, con el sombrero de mi bisabuela Asunción, de Móra d’Ebre que dedicó toda su vida al campo. No sé si tendrá más de 100 años, pero por ahí andará.

Este blog es la confluencia de muchas cosas de mi vida. Mis estudios de filología y música, pero fundamentalmente, la tradición familiar por la tierra. Mi familia paterna tenían tierras de cultivo en Móra d’Ebre (Tarragona). Mi familia materna procede de Begur (Girona) también con amplia tradición de amor por las flores, y de Bullas (Murcia), mi abuelo materno. Era pastor, admiraba toda la naturaleza y era un excelente narrador de historias que tenía memorizadas, especialmente las de Julio Verne, con las que nos deleitaba tranquilas tardes de verano al sol.

De pequeños, nuestros padres nos asignaron un bancal. Así, que mi hermano y yo, cada semana acudíamos a la tierra para ver cómo andaban las habas o los guisantes entre otras hierbas. Con alegrías y mortaldades, porque en la naturaleza, hay de todo. Actualmente, mi hermano es profesor de botánica de la Universidad de Barcelona y expertísimo apicultor!

Merece una confluencia especial, mi abuela Joanita. Ella, nacida en Begur, fuerte como un roble sufrió lo peor que puede suceder a un ser humano: la pérdida de una hija de 19 años en tres días de poliomelitis fulminante el 1963. Levantó la familia con convicción. La recuerdo perfectamente. No paraba. En la casa, en la cocina, en el jardín. Siempre daba el mismo consejo. Siempre. Sin dudas. De las certezas absolutas, como cuando sueltas una piedra y sabes que por gravedad va directa al suelo. El consejo: ” Si tienes un problema, no te quedes quieto pensando. Muévete y muévete. Coge la azada, y empieza a plantar flores”. Ella no paró nunca de plantar, violetas, que luego regalaba.

Otra confluencia. Al elaborar los post, pienso en la historia de flores, tés o poesía y las asocio sin pensar, a personas que he conocido físicamente, virtualmente o en papel. Sí, la constelación de personas de nuestras vidas es muy amplia. Personas que nos mostraron sus plantas, que estuvieron en nuestras vidas y ahora están o no. Personas que hemos conocido virtualmente o personalmente, pero a través de sus comentarios o vivencias han incidido realmente en nuestro ser. Y finalmente, todas nuestras lecturas, que han influido en nuestra persona.

Este blog, no es de una especialista en jardinería ni poesía. A menudo encontraréis mis fracasos con el cultivo de una flor, o modestamente, lo que me ha funcionado. Tampoco soy una erudita del té, no obstante he conseguido preparar esta infusión con dignidad y mil aromas. Bueno, y las lecturas, es algo que me ha acompañado toda la vida y no la imagino sin ellas.

Todos los libros referenciados, los he leído. Las plantas, igual, experiencia con ellas, de años. Los tés son de reciente adquisición, pero muy valiosos para mi salud. Todas las fotografías las he hecho y subido desde un simple móvil.

Este blog es decididamente un canto a la naturaleza, a la amistad entre personas. Somos lo que hemos vivido y lo que hemos leído. Es por este motivo, que cada post va dedicado, con mucho cariño, a todas las personas que me han ayudado a ser lo que soy.

En cada post, hay algo muy valioso que las personas han dejado mí y es un reconocimiento sincero y justo hacia ellas.

All-focus