Té Gyokuro

El té gyokuro. De los más delicados y sutiles. Caro, carísimo, pero una experiencia excepcional, única, con un sabor fresco y limpio, a mi modesto entender, extraordinario.

Se prepara a baja temperatura. Apenas 60 grados o menos. Se ha de estar muy atento, porque enseguida el agua en el fuego o en el hervidor, adquiere rápidamente temperatura. Con otros tés, ya domino el sonido para conocer los grados. Para el exquisito gyokuro, aún no. Todavía uso el termómetro de cocina o té, instrumento imprescindible para principiantes para preparar la preciada infusión. Ir sobre seguro es básico para no quemar las hojas y echar a perder tan estimado tesoro, porque realmente, lo es.

La tetera que se debe usar es la que se indica en la imagen o la houhin. De cerámica, con buena base redondeada para ejecutar con la mano movimientos redondeados y el agua se vaya aromatizando lentamente. Éste precisa más que otros, un agua con mineralización muy baja, para poder así impregnar mejor la delicadeza del perfume de sus hojas.

Por otro lado, se deja infusionar poquísimo tiempo. Un minuto. Y el primer infusionado es el mejor. Al contrario del puehr que el primero lo desestimamos. Cada té requiere sus cuidados, como las flores, como las personas.

Y bien, si dije que este blog es un canto a la naturaleza y a la amistad, este post va dedicado al pianista creador, Agustí Fernández, a quien dediqué otro post, esta vez de flores, con los acantos. Me acuerdo aquí de él, porque me descubrió este té, que es uno de sus predilectos. Recuerdo que me preguntó un día: “Cuántas teteras tienes?” Yo sonreí y le dije, “Un montón”. De nuevo con su gentileza y simpatía habitual me confesó, “Yo solo tengo una, la de gyokuro!”

Os remito al post de flores de acanto con el link de su música, tan prolífica y grande como los acantos, tan sutil y delicada a veces como el gyokuro.

Información especializada

https://tetere.com/blog/experiencias-con-el-te/preparacion-del-shincha/

http://shop.ippodo-tea.co.jp/kyoto/shopf/goods/gyokuro.html